viernes, 17 de diciembre de 2010

Aguas Negras Amenazan A La Ciudad De Guatemala; EDOM 1972-2000 Fue Olvidado

Aguas Negras Amenazan A La Ciudad De Guatemala; EDOM 1972-2000 Fue Olvidado
Por María José España
Leímos Para Usted: La Ceiba
Gestora Y Planificadora Territorial Municipal.
La Ciudad de Guatemala tiene más de 5 cinco mil hectáreas de bosque, pero lejos de ser espacios de recreación y esparcimiento, estas áreas son el reposadero de aguas residuales con alto grado de contaminación, que son descargadas en un 63 por ciento en la vertiente río Las Vacas, provocando enfermedades infectocontagiosas en la población que vive en los distintos asentamientos que rodean la metrópoli. Un megaproyecto planteado por el visionario alcalde Colom Argueta nunca se implementó para solucionar ese problema y ahora se pagan las consecuencias de ese error con fatales consecuencias.

Según Un Estudio Realizado Por La Facultad De Ciencias Químicas Y Farmacia De La Universidad De San Carlos De Guatemala, La Primera Causa De Mortalidad General Del País Corresponde A Enfermedades Infecciosas Intestinales, Que Representan Entre 15 Y 20 Por Ciento De Todas Las Causas De Muerte En El País Y El 30 Por Ciento De La Mortalidad Infantil.
Todos los ríos de la ciudad se encuentran contaminados por la falta de plantas de tratamiento de aguas residuales.
El citado informe respalda con términos cuantitativos la evidente contaminación que producen las aguas residuales en los barrancos y áreas marginales en la Capital, al tiempo que provocan que los habitantes de estos sectores se muestren preocupados por el riesgo en que se encuentran ante la falta de tratamiento de estas aguas.
"El olor hedor que sentimos en el verano es insoportable y tememos que se intensifique cuando pasen más aguas negras por acá", menciona Adelina, quien tiene su residencia a la orilla del barranco en la colonia Ciudad Nueva, zona 2.
Lo anterior lo expresa por los trabajos de reconstrucción que se iniciaron hace algunos días en el agujero que se hizo el pasado 29 de mayo en la 6 calle y 11 avenida A, de la zona 2 capitalina. Debido a los daños del colector que se ubicaba en esa zona, el Ministerio de Comunicaciones, Infraestructura y Vivienda, junto a la Municipalidad de Guatemala y Empresa Municipal de Agua (Empagua) construirán un colector auxiliar que redireccionará las aguas residuales al barranco más cercano.
"Lo que harán es un atentado contra la salud, el medio ambiente y la fauna ya que estos barrancos son pulmones de la ciudad", expresa Juan de Dios Rivera, otro vecino del sector.
Pero el problema no resulta ser el desvío de las aguas, si no la falta de tratamiento de aguas residuales que provoca que todos los desechos líquidos de la ciudad vayan a los barrancos contaminando los ríos; en este caso, El río Las Vacas, que recibe un 63 por ciento de las aguas negras de la ciudad, que en su recorrido se une al río Motagua, ampliando así el impacto contaminante de la falta de un plan de saneamiento capitalino.
VISIÓN SIN RESULTADOS
Los registros hemerográficos dan cuenta que durante la administración de Manuel Colom Argueta como Alcalde en la Ciudad de Guatemala, se observó la ejecución de varias obras de agua y saneamiento, pero su visión iba más allá de los proyectos de corto plazo.
Colom y su equipo se concentraban en la planificación del EDOM 1972-2000 --Esquema Director de Ordenamiento Metropolitano-- que planteaba la necesidad de contar con un instrumento adecuado de planificación para corregir la estructura de una ciudad que entonces era desordenada y contaminada, como la Guatemala de 1970.
En del EDOM se diseñaba el Plan de Saneamiento de la Ciudad que inició comenzó su construcción en 1974 bajo la administración del alcalde Leonel Ponciano León.
El proyecto, de implementarse, tendría un impacto positivo en distintos aspectos de la vida de los citadinos en la actualidad, no obstante los sucesores de Colom Argueta y las siguientes administraciones no prestaron importancia a la iniciativa y con el paso del tiempo se dejó por un lado.
El Equipo De La Hora Encontró Una Publicación Del Diario La Nación, De Fecha 15 De Mayo De 1978, En Donde Se Considera En Un Extenso Reportaje Que La Iniciativa De Colom Argueta Era Considerada Como "La Obra De Ingeniería Más Grande De Centroamérica Por Expertos Nacionales Y Extranjeros Ya Que Se Trata De Una Obra Que No Se Ve, Porque Se Realiza A Muchos Metros De Profundidad, Pero Que, Inobjetablemente, Significa Una Obra De Grandes Beneficios".

En ese entonces la Capital de Guatemala era considerada como una de las más contaminadas de América Latina, pues a causa de su antiguo sistema de drenajes, que consistía en tabujías de la época colonial construidos durante el siglo XIX, que representaban una constante contaminación en el área central.
El diario La Nación detalló lo que iba a ser el Plan de Saneamiento de la Ciudad.
El antiguo sistema de drenajes, de tipo separativo para aguas de lluvia y aguas pluviales servidas, permitía la contaminación en el ambiente que a la vez provocaban una serie de enfermedades gastrointestinales, debido a que las aguas servidas se encausaban directamente en los ríos, sin ningún tipo de tratamiento.

El plan de saneamiento, en cambio, planteó la construcción de colectores para captar las salidas de aguas, entubarlas y llevarlas a un solo lugar, hacia el río Las Vacas. En un principio todo era para proteger el lago de Amatitlán, que presentaba los primeros niveles de contaminación.
El proyecto era muy ambicioso ya que tenía una proyección social y económica, de beneficio para la mayoría. Los expertos municipales realizaron estudios sanitarios y económicos, tratando de evaluar el impacto que causaría la construcción de los grandes colectores y la red de drenajes, evaluando las metas en el sector salud correspondiente al lapso de tiempo comprendido entre el año de 1970 y el año 2000.
Uno de los grandes objetivos era disminuir las tasas de mortalidad del 9 al 5 por ciento; la disminución debería hacerse a expensas de las enfermedades infecto-contagiosas, y dentro de éstas, las provocadas por contaminación hídrica.

El texto periodístico menciona que en un período de 30 años se podría evitar 87 mil 436 muertes por este tipo de enfermedades. Si se calculaba los gastos económicos que se realizaban al atender a enfermos hospitalizados, el ahorro que se pensaba para la cartera de Salud y, por consiguiente, al Estado era de Q22 millones 884 mil, además de los ahorros en servicios de consulta externa de Q15 millones 758 mil, en medicinas y en días laborales que se debían de pagar de Q4 millones 462 mil.
Entre los beneficios económicos que se pensaba obtener en la implementación del plan de saneamiento era enhabría un ahorro para el Estado de Guatemala de más de Q75 millones 941 mil, con una inversión de Q13 millones proporcionada por el Banco Interamericano de Desarrollo --BID-. -.

LA PARTE TÉCNICA
La construcción de los grandes colectores y de la red de drenajes formaba parte de un intenso y vigoroso programa integral y futurista emprendido por la administración del gobierno municipal de 1974 a 1978.
Los trabajos se iniciaron con la construcción del colector gigante del sector Poniente, que captarían las descargas de aguas negras y pluviales. Las aguas iban a ser conducidas a un lugar en donde recibirían el adecuado tratamiento.

El gran colector del Poniente iniciaría en el Cementerio General, continuando por la Avenida del Cementerio hacia el norte, alcanzando la Avenida Elena en la 12 calle de la zona 3; siguiendo hasta llegar al Anillo Periférico y concluyendo al final de la 6 calle de la zona 6.
A lo largo del recorrido, el gran colector Captaría los drenajes existentes con el objetivo de que los mismos no llegaran a contaminar los barrancos.

Con los planes de drenajes de la cuenca norte, que incluía los colectores gigantes del poniente y del oriente, de la cuenca sur --área de Villa Lobos y Villa Nueva actualmente-- se asentaban las bases para la construcción de plantas de tratamiento.
Según lo planificado, todas esas aguas, al seguir en el tubo, formaban el Colector del Norte que seguían hacia un sistema que los llevaba a la Planta de Tratamiento que se hubiese ubicado en el municipio de Chinautla en una aldea llamada San Antonio de las Flores.
En el sur de la ciudad se planeaba lo mismo; a la altura del kilómetro 30 de la Carretera al Pacífico se instalaría la planta de tratamiento, con el objetivo de rescatar al lago de Amatitlán.
Según el EDOM, El Plan De Saneamiento De La Ciudad Era Un Proyecto De Propósito Múltiple  Ya Que Primero Permitía Sanear Los Drenajes Sanitarios Para No Contaminar El Lago Y Los Ríos, Generar Energía Eléctrica Con La Fuerza De Las Aguas Negras Y Utilizar Al Lago De Amatitlán Como Un  Reservorio De Agua Potable.
Todo El Proyecto En Su Conjunto, Que Especificaba La Creación De Dispensarios Municipales En Cada Zona, Atendidos Por Médicos Locales Para Personas De Escasos Recursos Que Empezaban A Vivir En Los Asentamientos Y De Reforestación En Los Barrancos, No Se Concluyó. Lo Único Que Se Logró Ejecutar Fue La Construcción Superficial Del Lado Norte De Los Colectores.

LOS EFECTOS
Actualmente, existe un serio problema de salud para quienes habitan entorno alrededor de los ríos que se contaminaron ante la falta de la implementación del plan de saneamiento; la actividad industrial y agrícola, así como el crecimiento poblacional en la metrópoli, son las principales amenazas para la conservación de los recursos naturales y el bienestar de la población.

El lago de Amatitlán es contaminado por 22 desagües de fábricas; las aguas negras tienen una serie de elementos como arsénico, plomo, cobre y hierro lo cual aumenta el riesgo de contaminación por metales pesados a los vecinos del área. En la cuenca se desecha el 25 por ciento de los residuos de las industrias nacionales que se encuentran entre las zonas 11 y 12 de la capital y en Villa Nueva.

Según el Código Municipal, las industrias, empresas y condominios residenciales están obligados a tener su propia fosa séptica y planta de tratamiento de aguas servidas. Pero muy pocos cumplen con la ley, afectando a las personas que viven en los más de 150 asentamientos que hay en el área metropolitana y 200 en los alrededores de la ciudad, según la Fundación para la Juventud.
La población guatemalteca se ve afectada no sólo por la contaminación hídrica, ya que existe también la contaminación atmosférica que consiste, en tiempo de verano, en la evaporación de las aguas servidas que están formadas por sales y toxinas que al caer con la lluvia vuelve a contaminar.
Lo que opinan expertos es que hubo una única oportunidad para rescatar el plan de saneamiento y ésta fue cuando Óscar Berger asumió la dirección de la Alcaldía, ya que habían otras cuatro municipalidades en el departamento de Guatemala que pertenecían a la misma agrupación política, el Partido de Avanzada Nacional -PAN-, por lo que existía la posibilidad de unificar esfuerzos entre los municipios de Amatitlán, Villa Nueva y Mixco e iniciar y principiar la construcción del sistema de colectores en el sector sur.
TASA DE ALCANTARILLADO
La tasa de alcantarillado fue un compromiso contraído con el BID, e instituida algunos años después de estar funcionando el sistema que contemplaba el plan de saneamiento.
Pero resulta que después de las reformas al Código Municipal, se instituyó que esta tasa sería utilizada para un fondo común "la tasa de alcantarillado es un arbitrio y se le cobra diferente cantidad a cada ciudadano, la suma de todas las casas que pagan esta tasa a agosto del año 2010 ha arrojado un saldo positivo de Q16 millones, por ley la tasa de alcantarillado no está sujeta a que vuelva a ser reinvertida en el propio alcantarillado, de ahí es que nosotros como ciudadanos nos preguntamos ¿qué Qué se ha estado financiando con esos 16 millones?" menciona Aura García del Colectivo de Colectivos.
El reportaje publicado en La Nación finaliza con un visible optimismo "la construcción de los grandes colectores significa un trabajo de gran proyección social y de grandes beneficios (...) el saneamiento de la ciudad es un gran ejemplo, y la historia de la ciudad lo juzgará a su tiempo".
"No se dan cuenta que están sepultando a sus propias generaciones en un grave problema" resalta Karla Maldonado del Colectivo de Colectivos, al demostrar su preocupación por la falta de ejecución de un proyecto que estaba contemplado desde hace 40 años, precisamente, para darle a las generaciones de ahora una Ciudad habitable.
Se solicitó una reacción de Empagua ante la situación de las aguas residuales de la Ciudad, pero no se recibió respuesta a las llamadas y correos electrónicos. Tampoco, no se logró comunicación con María José Salas, vocera de la Municipalidad de Guatemala.
"Las autoridades, económicamente lo tienen todo, tienen el dinero de los impuestos y lo que les hace falta es el compromiso moral de tener una ciudad donde podamos vivir, pero también es tarea de la población, no podemos esperar que las autoridades respondan si nosotros no hacemos uso de nuestro derecho de exigir una ciudad digna", puntualizó Maldonado.

miércoles, 15 de diciembre de 2010

Prevén Crisis Alimentaria En Guatemala Para Marzo 2011

Prevén Crisis Alimentaria En Guatemala Para Marzo 2011
AGRO: Debido a debilidad en programas de desarrollo rural
La Nota De Seguridad Alimentaria De Hoy
Por: Eddy Coronado
La Ceiba, Gestora Y Planificadora Territorial De Guatemala.
A pocos días de finalizar el 2010 y como resultado de malas decisiones en los programas de gobierno hacia el interior del país, la agrupación indígena campesina Plataforma Agraria emitió una alerta por la crisis alimentaria, que según señalaron sus dirigentes se prevé que agudizará la situación para el mes de marzo del próximo año.
Ingeniera Geóloga Karina, en la compra de las sagradas legumbres, terminal Z. 4. Cd. de Guatemala.
La advertencia se hace derivada de un análisis de un estudio que fue presentado en el marco de los resultados de los Diagnósticos Rurales Participativos (DRP) por parte de Plataforma Agraria, en el cual se entrevistó a más de 15 mil familias y los diagnósticos fueron realizados en 11 departamentos, 43 municipios y 305 comunidades.
Israel Macario, campesino dirigente de esta organización, explicó que a partir del mes de marzo habrá un aumento en el precio de los granos básicos y otros productos, además advirtió que con las recientes heladas los cultivos de hortalizas en el occidente también se perdieron, por lo que la crisis sería mucho mayor.
Macario señaló que existen varias causas por las cuales se ha perjudicado la producción alimentaria en los departamentos, Pero Lamentó Que La Razón Principal Sea Resultado De Las Malas Decisiones Del Gobierno Y La Creación De Programas Asistencialistas Que No Fomentan El Desarrollo Individual De Las Comunidades.
El Diagnóstico Que Plataforma Agraria Hizo Detalló Que En El Oriente De Guatemala Hubo Una Pérdida De Cosecha Del 40% De Frijol, Por Lo Que Es Necesaria Ayuda Alimentaria. Además Los Integrantes De Esa Agrupación Denunciaron Que Mientras El Salario De Las Poblaciones Campesinas Está Entre Q800 A Q1000, El Costo De La Canasta Básica Supera Los Q2 Mil.
INSEGURIDAD ALIMENTARIA
Los resultados de los campesinos exponen que "estamos frente a una situación de inseguridad alimentaria: Sin dinero y sin comida, que se agudizará en 2011" y que "más del 70% de las comunidades diagnosticadas viven en extrema pobreza y no tienen acceso a tierra.
La agrupación campesina indígena advirtió en el diagnóstico que "mientras el Estado no asuma su responsabilidad en el acceso a recursos productivos para las comunidades pobres, difícilmente se podrá superar la pobreza con programas de fertilizantes, arrendamientos, de bolsas alimentarias porque el esfuerzo tiene que ser nacional y profundo".

CODEDE del departamento de Suchitepéquez, Crea Fondo Para Combatir La Desnutrición.

POR DANILO LÓPEZ Y CÉSAR PÉREZ
La Nota Humana De Hoy
Empresa La Ceiba
Gestora Y Planificadora Territorial De Guatemala
Mazatenango.- Debido a que se ha detectado un incremento de casos de desnutrición infantil, el Consejo Departamental de Desarrollo (Codede) creó un fondo para la compra de raciones que se repartirán a familias con niños desnutridos de los 19 municipios de Suchitepéquez, que no reciben apoyo de otras instituciones.
Para el proyecto se destinaron Q86 mil 847 del Fondo para el Desarrollo Económico de la Nación, con lo que se beneficiará a cientos de niños con desnutrición crónica o aguda, informó el gobernador de Suchitepéquez, Werner Martínez.
Agregó que la situación alimentaria en ese departamento es preocupante, ya que según estadísticas del Ministerio de Salud, de 605 niños menores de 5 años que fueron diagnosticados con algún grado de desnutrición, 415 no reciben asistencia, por lo que considera necesario asignar fondos para afrontar ese problema.
Según Martínez, cada familia recibirá 50 libras de maíz, dos de leche, cinco de incaparina, frijol, arroz, azúcar y aceite, productos que deberán ser utilizados en forma adecuada para que la salud de los niños no empeore.
Cristina Padilla, nutricionista de la cartera de Salud, explicó que los casos de desnutrición existentes deben ser tratados con urgencia, de lo contrario, las consecuencias en el desarrollo de los niños serán catastróficas.
Imagen muestra parte de las familias beneficiadas con dicho proyecto.
Baja Rendimiento
Agregó que la desnutrición en niños de 0 a 8 años impide el crecimiento adecuado y disminuye su rendimiento escolar, lo cual se refleja en la falta de oportunidades futuras.
De acuerdo con Padilla, la mala nutrición puede influir en que los menores adquieran enfermedades fácilmente, lo cual complica aún más la situación, ya que los sistemas de Salud deben combatir varios problemas en forma simultánea.
Habitantes de varias comunidades coinciden en que viven en condiciones de extrema pobreza, debido a no hay fuentes de trabajo y los alimentos son escasos, porque han sido afectados por fenómenos naturales.
Exigen Atención
Los pobladores esperan que el Gobierno los apoye en forma integral, y no solo con alimentos, lo cual no soluciona el problema.
Elizabeth Tunal, representante del comité de asentamiento de Patulul, dijo: “Hay casos de desnutrición, y creemos que al menos unos cien niños están siendo perjudicados por los caprichos de las autoridades de Salud”.
El líder comunitario Alfonzo Reyes afirmó que es necesario que se dé atención a los menores, puesto que actualmente quienes más están siendo afectados por la desnutrición son los damnificados por el paso de la tormenta Ághata, debido a que se quedaron sin recursos y padecen hambre.
“Qué bueno que han empezado en crear fondos para atender a los niños, porque hemos detectado que muchos niños están bajo de peso, padecen de enfermedades”, manifestó Reyes.
Según las autoridades, la distribución de alimentos empezará el 17 de diciembre próximo, por lo que se coordinará con personal del Área de Salud, a fin de que capacite a pobladores sobre cómo aprovechar esos recursos.

lunes, 13 de diciembre de 2010

Mancomunidad Altense, Asfixiada Por La Basura

La nota Municipal de Hoy:
Los nueve municipios que forman la mancomunidad de Los Altos están a merced de problemas sanitarios, ambientales y de ornato, causados por 351 toneladas de basura que generan a diario. La ciudad de Quetzaltenango es la más afectada, pues produce casi dos terceras partes del total —211 toneladas—.
Leímos para Usted:
Renato Lechuga García
Gestor y Planificador Municipal
POR MYNOR TOC
Para el 2015 la mancomunidad estará asfixiada de desechos, ya que producirá cerca de 405 toneladas diarias, según un estudio efectuado por la consultora Ambiente y Desarrollo, que fue patrocinado por el Programa Regional de Reducción de la Vulnerabilidad y Degradación Ambiental (Prevda). Debido a que tiene el mayor crecimiento urbano, la ciudad de Xelajú seguirá siendo la mayor productora de contaminantes.
·         Obstáculos
Alejandro Cortez, de Ambiente y Desarrollo, señaló que lo lamentable es que ninguno de los municipios tiene planta de tratamiento de desechos. Lo peor es que las comunas involucradas no cuentan con proyectos para construir plantas; Quetzaltenango y Almolonga ya lo intentaron, pero la planificación no fue la adecuada.
Ninguno de los vertederos a cielo abierto que operan en Totonicapán y Quetzaltenango —de donde son los municipios de la mancomunidad— posee con licencia del Ministerio de Ambiente para funcionar, señaló Gerardín Díaz, delegado de esa cartera.
Según el estudio, la generación de desechos de los otros municipios se desglosa como sigue: Totonicapán produce 45 toneladas; San Juan Ostuncalco, 22; Salcajá, 20; San Carlos Sija, 17; San Andrés Xecul, 13; La Esperanza, 12; Zunil, 7, y Sibilia, 3.
Ecologistas consideran que el problema de la basura es producto de la complicidad entre los vecinos y sus autoridades, pues la comuna subsidia el tren de aseo y se queda sin presupuesto para trabajar proyectos de inversión en plantas de tratamiento. Entre tanto, el ciudadano se acomoda al pago de una baja cuota y no demanda un mejor servicio.
Esta situación la sintetizóÉlida Urquizú, asesora de la Comisión Nacional para el Manejo de los Desechos Sólidos (Conades), al señalar que el poblador se desentiende del problema cuando el tren de aseo recoge la bolsa de su basura, pero no debe ser así.
Según el estudio, la mayor parte de desechos se gesta en los hogares, con 240 toneladas al día; el comercio, 46, y los edificios e instituciones públicas y privadas, el resto.
Imagen del Vertedero De Basura.
·         Propuesta
Ambiente y Desarrollo presentó un proyecto de manejo integral de desechos que necesitaría una inversión de Q10 millones, que incluye la construcción de dos plantas de transferencia, rellenos sanitarios y programas de concienciación.
Úrsula Castillo, delegada del Prevda, refirió que corresponde a las municipalidades gestionar los fondos para resolver el problema de los desechos.
Carmen Salguero, gerente de la mancomunidad, señaló que es necesario obtener los recursos para hacer sostenible el manejo de desechos. “Es mucho dinero, pero por primera vez hay un panorama claro del problema, con objetivos concretos de lo que se debe hacer”, enfatizó.
Sin embargo, Díaz recomendó hacer más análisis, pues el proyecto no explica sobre su sostenibilidad y rentabilidad.

domingo, 5 de diciembre de 2010

Variaciones Sobre La Historia De La Literatura Guatemalteca

Variaciones Sobre La Historia De La Literatura Guatemalteca
La Nota Literaria
Por: Oswaldo Salazar
Un marco teórico, cualquiera que sea su naturaleza, es una especie de contrato social.  Es el grupo de principios y presuposiciones implícitas y ocultas, que llevan a cualquier cantidad de consecuencias normativas a aquellos firmantes (voluntarios o no), antes de empezar el juego.
La crítica y la historia literarias no son una excepción a esta clase de juegos.  Sin embargo, cuando el tiempo ha pasado y volvemos nuestros ojos hacia los orígenes, ya no somos capaces de reconocer la arbitrariedad de los inicios y todo lo que fue resultado de un simple acuerdo, lo damos por sentado sin cuestionarlo en lo más mínimoEn ese punto lo que se necesita para cambiar de forma de pensar es una auténtica revolución.  Pero durante esos largos períodos de tiempo en que no se hacen preguntas de fundamento, los marcos referenciales juegan el papel de operadores de un discurso implícito y se las arreglan para estar presentes en cualquiera de sus elementos.  Veamos algunos ejemplos.
Cuando Vladimir Nabokov dio sus charlas sobre literatura rusa, la crítica establecida estaba muy cómoda con la idea de que la narrativa moderna rusa tenía como punto culminante y de gravitación la obra de Tolstoi y Dostoievski.  Pero Nabokov, de una forma creativa y, por decirlo así, lúdica, de pronto decidió cambiar de lugar estas piezas fundamentales.  
No estoy diciendo que no dio reconocimiento al valor de estos novelistas.  A lo que trato de llegar es a que Nabokov desafió esta estructura y abrió el camino a una nueva visión de la dinámica dialógica de la literatura rusa, simplemente al ubicar a Gogol y a Chéjov al mismo nivel de los grandes maestros.
Retrato de Luis Cardoza y Aragón.
En el caso de la literatura guatemalteca, tenemos una visión histórica muy estrecha.  Hasta el año 1955, cuando el Fondo de Cultura Económica publicó Guatemala: las líneas de su mano, de Luis Cardoza y Aragón, solamente teníamos historiografías de la literatura, es decir, recuentos cronológicos de la simple sucesión de autores y obras.  Fue este poeta y crítico el que nos dio el primer marco histórico, profundamente influyente, para entender la “lógica” de nuestro desarrollo estético.  Y digo “lógica” en un sentido muy general, ya que se trata de la forma en que cualquiera, escritores y lectores, entienden los puntos más importantes de las conexiones esenciales entre las obras de arte literarias y la identidad guatemalteca.  Este ensayo es incluso más ambicioso que El laberinto de la soledad, de Octavio Paz.  No sólo es una colección de ensayos sobre algunos aspectos de la identidad “ladina”, sino es también un recuento histórico de la constitución del significado de la palabra “guatemalteco”.  Cardoza y Aragón (me temo que tengo que decir esto) era presa de aquella idea según la cual, a través de los siglos posteriores al choque entre españoles e indígenas americanos, de una forma dialéctica y material, surgió la síntesis “real” de la madre historia: La Identidad “Mestiza”. 
Nos dice:
“Me acuerdo que soy mestizo,
Soy real porque me fundo
En dos mitos: Coatlicue y Apolo.”
De esta forma, Cardoza y Aragón imponía dos presuposiciones fundamentales: Primero, El “Hecho” De Que Sólo Hay Una Cultura, O Que Hay Homogeneidad Cultural; Y Segundo, Que La Historia Sólo Tiene Un Derrotero: El Que Lleva A “Nosotros”, Entendiendo La Expresión “Nosotros” Como Una Selección Racionalizada De Los Significados Y Significantes De Nuestra Identidad.
Todo este discurso es muy marxista y, más profundamente, muy hegeliano.  Así fue como estableció la famosa estirpe de nombres sin los cuales (como él mismo dice) estaríamos desnudos: Bernal Díaz del Castillo, Rafael Landívar, Antonio José de Irisarri, José Batres Montúfar, José Milla y Vidaurre, Enrique Gómez Carrillo y Miguel Ángel Asturias.  Por su parte, los críticos educados en esta visión histórica completaron la figura asegurando que Los “Cuatro Grandes” Nombres Del Siglo XX Son: Miguel Ángel Asturias, Luis Cardoza Y Aragón, Carlos Solórzano Y Augusto Monterroso.
No busco construir ninguna refutación razonada de este modelo de pensamiento (y lectura).  Sólo me gustaría ver qué pasaría si cambiamos esta estructura.
Fotografía del Nobel Miguel Ángel Asturias.
No sería difícil encontrar razones para decir que nuestro mejor novelista colonial no es Bernal Díaz del Castillo, sino su sobrino, Antonio de Fuentes y Guzmán (quien, a su vez, inspiró una de nuestras mejores ficciones sociológicas: La patria del criollo, de Severo Martínez).  Igualmente, podríamos decir que nuestro mejor escritor ilustrado no es Rafael Landívar (que, da la casualidad, tuvo una profunda crisis de identidad en el exilio, justo como Cardoza), sino Fray Matías de Córdova porque sus fábulas son metáforas delicadas e irónicas de la auto represión y la mentalidad colonial.  Podríamos incluso decir que nuestro mejor poeta romántico no es José Batres Montúfar (que tenía una concepción neurótica y profundamente prejuiciada del papel social de las mujeres), sino María Josefa García Granados que desafió constantemente el predomino masculino en la sociedad guatemalteca, y cuya poesía muestra un fuerte impulso de liberación.  Y, ¿qué pasaría si separamos la vida y la poesía en el caso de Enrique Gómez Carrillo?  ¿Qué pasaría si hacemos la leyenda a un lado y nos quedamos sólo con las palabras?  Quizá nuestra mejor literatura modernista sería la traducción de Baudelaire que hizo María Cruz, ni siquiera su propia poesía, porque en esas versiones españolas del poeta francés ella, como traductora, logra disfrazar sus propias pasiones decadentes y su crítica de la sociedad.  Y con respecto a la narrativa, si sólo por un instante consideramos la importancia de la literatura fantástica en Latinoamérica durante el Siglo XX, ¿qué novelista ha sido más influyente a la larga: Asturias o Arévalo Martínez?  Finalmente, ahora que la poesía de César Brañas ha sido publicada en su casi totalidad y somos capaces de comparar, de ver el flujo inmanente de su palabra y (para decirlo con las palabras de Judith Ryan*) y el desvanecimiento del sujeto de la poesía moderna, ¿podríamos realmente considerarlo un poeta de segunda clase vis á vis Luis Cardoza y Aragón?
Esta historia la podemos contar de cualquier manera.  Sólo es cosa de jugar a la sustitución de marcos referenciales.  Ahora bien, ¿por qué deberíamos de hacerlo?  ¿Cuál es el valor de dicho ejercicio lúdico?
Bien, un inicio de respuesta sería pensar que cualquier afirmación que hacemos se convierte en un centro de gravitación, en una condición para nuevas afirmaciones por venir.  En este sentido, sería confuso decir que el propósito de los juegos de marcos referenciales es abolir los centros y los ejes de rotación de las convicciones, actos de entendimiento y futuras hipótesis.  Pienso que la principal consecuencia de este juego es, al menos, crear otro centro, otra perspectiva que impone límites a la antigua manera de ver las cosas.
*Ryan, J. (1991): “The vanishing subject: early psychology and literary modernism”.  Chicago and London: The University of Chicago Press.

sábado, 4 de diciembre de 2010

Articular las políticas forestales con los planes de desarrollo nacionales, solución a las finanzas del bosque

Articular las políticas forestales con los planes de desarrollo nacionales, solución a las finanzas del bosque: Cofo
Por: Renato Lechuga García
Gestor y Planificador Forestal
Los gobiernos del mundo gastan en el sector forestal más dinero del que recuperan, revela la Evaluación de los recursos forestales mundiales 2010. El gasto público en el sector forestal alcanzó 7.5 dólares promedio por hectárea, mientras que los ingresos fueron de 4.5 dólares promedio.
A partir de este hecho, el pleno del Comité de los Bosques (Cofo 2010), el mayor organismo estatutario sobre los bosques de la FAO, reunido del 4 al 8 de octubre en Roma, discutió y evaluó las experiencias que buscan que los bosques sean rentables económicamente, y eliminar la balanza negativa que prevalece, meta que se logrará estableciendo comunicación entre los departamentos forestales y las instituciones financieras, opinaron los participantes.
  Necesario que el dinero llegue a las comunidades locales
Hans Thiel, del FAO Investment Centre, expresó que el hecho de que el sector forestal sea actualmente financiado por el sector público no necesariamente atraerá luego capital privado, como piensan otros. Domingo Elson, asesor del gobierno de Indonesia, hizo un llamado para distinguir entre el dinero público que ayuda a crear escenarios institucionales, y la inversión privada que busca ganancias.
Para que el capital privado fluya, dijo Thiel, es necesario articular la política forestal con las políticas de estado, para que las posibilidades de acceso al crédito se multipliquen.
México, a través de la Conafor y su director general, Juan Manuel Torres Rojo, comunicó sus esfuerzos para tender estos puentes. Torres Rojo hizo hincapié en fondos de contrapartida como medio para incrementar el financiamiento forestal, mecanismos financieros especializados como productos de seguros, hipotecas para los árboles en pie, contratos sobre las cosechas futuras, mercados locales y los mercados voluntarios de carbono.
En el segundo día de Cofo 2010, Torres Rojo presentó los avances de la estrategia nacional REDDi+, un programa que, de igual manera, pretende financiar a los poseedores de bosques, pero que también involucra a otros sectores.  
Explicó que México comparte con Noruega experiencias También desarrolla un sistema de monitoreo, reporte y verificación de los sumideros de carbono que tiene el país, en colaboración con la FAO. Para México, dijo Torres Rojo, REDD+ representa la oportunidad de alinear al sector económico con los objetivos del la ordenación forestal sustentable, y ser competitivos.
Una coincidencia de los expositores en Cofo 2010 fue que el apoyo financiero al sector forestal debe llegar sin mayores complicaciones a los pequeños productores. Ejemplo de ello ha sido la estrategia exitosa de Corea para detener la deforestación, que consiste en financiar a asociaciones de comunidades forestales para establecer y proteger los bosques de pinos. Además, han establecido un fondo verde que recibe dinero de la lotería, de proyectos de turismo de naturaleza, programas de educación y de bioenergía.
Reinhold Glauner, director de la consultora Waka Forestal Investment Services, dijo que el desafío para el sector forestal es crear una rentabilidad financiera razonable de alrededor de 10 por ciento para atraer los miles de millones de dólares de los inversores privados e institucionales.
Domingo Elson, asesor del gobierno de Indonesia, dijo que establecer derechos de las comunidades genera las condiciones institucionales necesarias para atraer el tipo de inversiones deseadas pero hay que tener la precaución de que los inversores no encuentren difícil de entender los derechos de los que se trata. 
Referencia: 
Borrador del Reporte Final de Cofo 2010

viernes, 3 de diciembre de 2010

BASES PARA EL ORDENAMIENTO TERRITORIAL

BASES PARA EL ORDENAMIENTO TERRITORIAL  
ANA PATRICIA ORTIZ M.
ANGEL MASSIRIS CABEZA 
Investigadores del Instituto Geográfico Agustín Codazzi Subdirección de Geografía
La región del Pacífico colombiano (70.000 km2, aproximadamente) constituye, después de la Amazonia, la reserva más grande de recursos naturales del país, especialmente en lo pertinente a recursos hídricos, forestales, pesqueros, mineros, faunísticos y de transporte fluvial y marítimo. Así se resalta en el documento que Colombia presentó en la segunda reunión de miembros de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) celebrada en Santa Marta en 1991, en donde se manifestó, además, que el Pacífico colombiano, y especialmente la selva chocoana, es, quizás, la de mayor biodiversidad en el mundo. 
A pesar de su riqueza, esta región que alberga cerca de un millón de habitantes, ubicados en su mayoría en el litoral y en las orillas de los ríos, es un área marginada y deprimida que tiene en el bajo nivel de bienestar social la expresión más visible. La escasez y bajo nivel de especialización de los servicios básicos, como agua, salud, educación y transporte, sumado a la alta desnutrición infantil, así como al limitado desarrollo de las actividades productoras y la falta de integración a la economía nacional, reflejan el bajo desarrollo regional y explican el porqué de la alta emigración de la población hacia áreas más prósperas y la desesperanza de sus habitantes frente a su futuro. 
Es indudable que, a pesar de las fuertes restricciones naturales existentes, ligadas principalmente a las condiciones climáticas y edáficas, la región del Pacífico colombiano ofrece inmensas potencialidades derivadas de sus recursos físico-ecológicos, los cuales representan una base natural muy pródiga para inducir el desarrollo económico de esta región y la elevación de la calidad de vida de su población. 
Sin embargo, tal desarrollo no debe repetir el camino seguido por los planes de desarrollo económico, con fuerte énfasis desarrollista y carentes de una valoración social, cultural, ecológica y espacial en el aprovechamiento de los recursos. 
El ordenamiento territorial constituye, en este sentido, una política de desarrollo integral del estado para armonizar los intereses productivos de la sociedad con las necesidades de conservación ambiental, bienestar social y equilibrio espacial del desarrollo. Todo ello sobre la base de la concertación Estado-comunidad y la participación activa de las comunidades en la ejecución de los planes de desarrollo a nivel regional y local. 
En general, los planes de ordenamiento territorial implican tres fases básicas: técnico-científica, política y administrativa. La fase técnico-científica lleva a la realización de una diagnosis situacional, una prognosis y la definición de un esquema de ordenamiento que sirva de soporte a la formulación del plan. La diagnosis es un instrumento que permite conocer y evaluar la situación de una región, a partir de la cual se definen unas áreas de manejo con sus respectivas cualidades o atributos, potencialidades, limitaciones, problemas y tendencias relacionadas con el medio biofísico, socioeconómico, de integración funcional-espacial y político-administrativa. 
La prognosis es una proyección hacia el futuro en la búsqueda de alternativas Óptimas para aprovechar mejor las potencialidades, disminuir las limitaciones, resolver los problemas y reorientar o reforzar las tendencias identificadas en cada unidad. Estas alternativas, después de ser evaluadas y buscar su compatibilidad con los intereses sociales, económicos y ambientales, se concretan en escenarios prospectivos (situación futura deseada) presentados de manera ordenada en una propuesta técnica o esquema de ordenamiento. 
En la fase política, el Estado fija los objetivos, estrategias y acciones programáticas para corregir los problemas observados y alcanzar los escenarios planteados. En la administrativa, las instituciones y personas encargadas de la administración regional y local ejecutan, controlan y evalúan el plan en coordinación con los actores locales. 
En particular, la formulación de un plan de ordenamiento para la región del Pacífico implica realizar una diagnosis situacional muy rigurosa, de modo que se conozcan de manera precisa las potencialidades y limitantes del medio biofísico y socio-económico, así como, el funcionamiento de los sistemas ecológicos, de los medios de producción y, en general, de la organización del espacio, dentro de un contexto intrarregional e interregional, nacional e internacional. 
Sólo a partir de este conocimiento es posible proyectar la intervención de las estructuras y procesos que originan los actuales problemas y desequilibrios regionales, para orientarlos hacia escenarios de producción, conservación, recuperación, protección, urbanización e integración funcional-espacial. Así se podrá ofrecer a las actuales y futuras generaciones una región próspera y recursos naturales abundantes. 
En el presente capítulo se pretende dar algunas bases para un Plan de Ordenamiento Territorial del Pacífico colombiano, a partir de datos obtenidos del análisis-síntesis de información cartográfica, bibliográfica y fotointerpretacion. 

Potencialidades y limitaciones del Pacífico colombiano 
La región del Pacífico colombiano presenta características socio-geográficas que evidencian enormes potencialidades y severas limitaciones en lo que respecta a su desarrollo. Tales características se relacionan con el desarrollo socio-cultural y económico pasado y actual de la región, los cuales están íntimamente vinculados con el medio biofísico. El comportamiento de las condiciones climáticas, hidrográficas, edáficas y geomorfológicas, así como también, el aprovechamiento de los recursos forestales, mineros, pesqueros y del suelo, condicionan la distribución espacial de la población, los sistemas de producción y de mercadeo. 
Las condiciones climáticas corresponden, en cierto modo, a las características preponderantes del Trópico Húmedo, en donde a lo largo del año persisten las altas temperaturas (280 C promedio anual), la excesiva humedad ambiental y, sobre todo, la abundancia y carácter torrencial de las lluvias. La precipitación media anual oscila entre 5.000 y 10.000 mm. con excepción del extremo noroccidental de Tumaco en donde las lluvias se encuentran por debajo de este intervalo y el sitio de Tutunendó, al noreste de Quibdó, en donde no sólo se alcanza la mayor pluviosidad regional sino que también es uno de los lugares de mayor precipitación anual en el mundo (11.770 mm). 
La coexistencia de condiciones climáticas extremas (incluyendo altas temperaturas, fuertes vientos, insolación y elevada evaporación) con otras de carácter edáfico, hidrográfico y de vegetación hacen que el Pacífico colombiano sea uno de los ecosistemas forestales más exuberantes y, a su vez, uno de los más frágiles del mundo y, por tanto, de los más susceptibles a la degradación por efecto de la intervención del hombre. En áreas desprotegidas, las lluvias torrenciales dan origen a una erosión pluvial importante y a un escurrimiento considerable lo que conduce al transporte acelerado de sedimentos finos hacia las partes bajas o depresionadas. 
A pesar de ofrecer una topografía relativamente plana, la elevada temperatura y la hiperlluviosidad llevan a la fácil meteorización y lixiviación de los suelos, los cuales pierden, de este modo, la mayor parte de sus nutrientes, lo que, a su vez, incide directamente en la baja fertilidad potencial. Estas características se presentan en la casi totalidad de la región con excepción de las fajas costaneras de Tumaco, Mosquera y Guapí donde existe una alta concentración de materia orgánica. La baja fertilidad potencial de los suelos es uno de los limitantes mayores para el desarrollo agropecuario, la cual, en conjunto con otras cualidades biofísicas, refuerza la vocación forestal de la región. 
El régimen hidrográfico está asociado a la alta lluviosidad. La abundancia de corrientes de agua representa un gran potencial hidroenergético y de transporte fluvial, así como un apoyo excepcional para la comunicación interoceánica. Por la configuración fisiográfica de la región existen dos áreas hidrográficas bien definidas: hacia el norte y hacia el sur de Cabo Corrientes. Hacia el norte se destacan las cuencas de los ríos Atrato, Baudó y San Juan con dirección dominante norte-sur con presencia de numerosas ciénagas, desembocaduras en deltas y estuarios de gran amplitud. Se caracterizan por presentar cursos meándricos con aguas tranquilas que producen inundaciones periódicamente. Hacia el sur, los cursos de aguas drenan en sentido transversal, desde la cordillera Occidental; son cortos, muy caudalosos y transportan materiales de gran tamaño, lo que dificulta su navegabilidad. 
El elemento dominante a nivel del paisaje regional lo constituye, sin duda, la presencia del Bosque Húmedo Ecuatorial (Hylea del Pacífico) a lo largo de ríos, planicies y colinas y, en la faja costera, el bosque de manglar. A pesar de la alta intervención a que han sido sometidos, los bosques del Pacífico colombiano siguen siendo uno de los principales recursos de que dispone la región para su desarrollo. 
El Pacífico colombiano aporta el 16% de la reserva forestal del país. Según el Inderena (1981) las existencias maderables alcanzan un volumen comercial de 198 millones de metros cúbicos, que equivale al 22% del total del país. No obstante, como lo advierte el DNP (1983:50), el volumen comercial real por unidad de superficie es bajo por la alta heterogeneidad de las especies forestales, entre las cuales se entremezclan cerca de 300 especies maderables de buena y mala calidad. Por lo anterior, la presión de la producción forestal se ha concentrado en los tipos de bosque menos heterogéneos (manglares, guandales, natales, cativales), en razón de su estructura y composición florística, volúmenes aprovechables y acceso. El mangle (Rhizophora, Avicennia) y especies, como el cedro, roble, cativo y caoba han sido sobreexplotados. 
Del total de bosques comerciales existentes en el Pacífico colombiano (4 millones de ha aproximadamente), un 70% no ha sido explotado aún. La mayor parte de dichos bosques (62%) corresponden a los denominados de colinas bajas los cuales representan, a mediano y largo plazo, el mayor potencial de abastecimiento de maderas de la región; en ellos sobresalen especies, tales como, ceiba, cedro, sande, abarco y tangare. El bosque de guandal, por su parte, ofrece un 11% de maderas explotables y es, a corto plazo, el mayor potencial de explotación en razón de su mejor acceso, y demanda comercial (DNP, 1983:50); dominan las especies como el cuángare y sajo, desarrollados sobre suelos orgánicos o hidromórficos a lo largo de las márgenes de los ríos, caños y terrenos cenagosos. En el bosque de natal, que constituye una transición entre el manglar y la hylea, dominan milpesos, táparos y naidí o palmiche. 
En cuanto al recurso suelo, teniendo en cuenta las características geomorfológicas, hidrológicas, climáticas y de vegetación existentes, ofrece, en general, grandes limitaciones para las implantaciones humanas; esto es, debido a su frecuente sobresaturación en agua, altas temperaturas que aceleran la mineralización de la materia orgánica, poca evolución y estructura, diferenciándose tres grandes conjuntos: los suelos de colinas y serranías, los suelos de planicie marina y los de planicie aluvial, caracterizados éstos últimos por un hidromorfismo casi generalizado y alta salinidad. En suelos de las planicies inundables desprovistas de vegetación boscosa, la sensibilidad a los vientos, que juegan un papel determinante junto con la evaporación, se traduce por una deflación eólica después de que la vegetación herbácea es quemada o desaparece por sobrepastoreo. 
Los suelos de planicie marina se sitúan a lo largo de la faja angosta que bordea toda la costa Pacífica, a excepción de la barra de playa; son los más ricos y productivos de la región por su alto contenido de materia orgánica. Están dispuestos en depresiones generalmente cubiertas por manglares y deltas formados por las corrientes marinas y la salida de los ríos al mar. Por la dificultad que implica adecuar estos suelos para las prácticas agrarias, su aptitud predominante se relaciona con actividades turísticas y recreacionales, refugio de fauna silvestre y conservación del paisaje natural. 
Los suelos de planifice aluvial ocupan zonas transversales y paralelas sobre geoformas modeladas por la actividad fluvial de los ríos que cruzan el Andén Pacífico. En las áreas aluviales más altas y bien drenadas se encuentran suelos moderadamente profundos que se utilizan en ganadería y en cultivos tradicionales de tipo comercial y de subsistencia. 
Los suelos de colinas y serranías predominan en la región. Se caracterizan por ser muy superficiales, ácidos, lixiviados, de escasa a muy baja fertilidad y susceptibles a la erosión. Su vocación es principalmente forestal. Se destacan los suelos de las serranías de Baudó, Los Saltos y Darién en el Pacífico norte.  
Debido a los limitantes que presenta el medio biofísico de la región (exceso de humedad y baja fertilidad de los suelos), la agricultura mecanizada y la actividad extensiva se reducen a pequeñas áreas que presentan condiciones favorables para su desarrollo: valle de los ríos Juradó, Calima, Dagua, Mira y la planicie central del Atrato. 
El recurso humano influye decididamente en la organización, ocupación y desarrollo socio-espacial, sociocultural y económico de la región, caracterizado por la presencia de una población dominantemente negra e indígena, emplazada a lo largo de caseríos de poca importancia o simplemente dispersos. En el Chocó, por ejemplo, la población está emplazada a lo largo de los ríos Atrato y San Juan, sobre la franja costera, en tanto que hacia el sur de la región, la población se dispone a lo largo de las vías que llevan generalmente una dirección transversal. 
La existencia de centros urbanos de alguna significación se reduce a sólo tres: Buenaventura, Tumaco y Quibdó, los cuales constituyen, por ahora, los potenciales polos de desarrollo regional. La movilidad espacial intrarregional de la población es mínima, dada la nula jerarquía urbana de la mayoría de los núcleos poblacionales. La dinámica espacial se da principalmente alrededor de la relocalización de los emplazamientos humanos sobre las mismas márgenes de los ríos y la migración hacia otras regiones. 
En cuanto a los recursos pesqueros, constituyen otro de los potenciales para el desarrollo de la región, especialmente los recursos fluviomarinos y marinos de la parte sur del litoral, donde se concentra la mayor productividad, asociada a la existencia de grandes extensiones de manglares y al aporte de nutrientes de los ríos. La pesca fluvial presenta el mayor potencial en los ríos Atrato y Baudó. 
La explotación pesquera presenta, en el Pacífico, dos sistemas diferentes: artesanal e industrial. El sistema artesanal se realiza en condiciones rudimentarias y desfavorables para el bienestar de los pescadores: embarcaciones e instrumentos inadecuados, infraestructura de conservación, transformación, transporte y mercadeo deficientes, hechos que se relacionan con el estado de marginación en que se encuentra la región. Sin embargo, la pesca artesanal contribuye a aliviar, en gran medida, las graves condiciones sociales imperantes en la región, razón por la cual su desarrollo merece un mayor y rápido impulso. 
La pesca industrial, orientada especialmente hacia los mercados internacionales, se manifiesta principalmente en la industria camaronera, atunera, de langostinos, de harina de pescado, conservas (enlatados) e industrias de especies blancas. Actualmente la industria camaronera es la más importante actividad a nivel empresarial, sus factorías se localizan en áreas marginadas, como Buenaventura, Tumaco y Guapí en donde, además, constitu yen alternativas de solución al desempleo. 
En general, la principal restricción de la actividad pesquera se relaciona con la carencia de infraestructura física: vías de comunicación, facilidades portuarias y energía eléctrica, situación que afecta negativamente los procesos de acopio, conservación, procesamiento, comercialización y producción pesquera.
Otra potencialidad de la región son sus recursos mineros: auríferos, platiníferos, carboníferos y de metales básicos aún no explotados. Los principales minerales explotados son el oro, la plata y el platino, especialmente en la zona comprendida entre Quibdó, Istmina, Andagoya, Condoto y Sipí (Chocó) y en el área circunvecina a Barbacoas (Nariño); áreas sometidas a un proceso de degradación que se remonta a épocas precolombinas. 
La disposición geográfica de los sectores mineros ha incidido en la concentración estacional de un gran volumen de población que, en contraste con la riqueza minera existente, presenta condiciones socioeconómicas muy precarias, con niveles de educación, salubridad y nutrición muy bajos. Estas condiciones se asocian con la minería artesanal tradicional, la cual se desarrolla bajo un sistema de explotación incapaz de generar las condiciones necesarias de bienestar social y desarrollo regional. Es un sistema que se caracteriza por la falta de capital, procedimientos rudimentarios (mazamorreo) y la existencia de un gran número de intermediarios o comerciantes que dan crédito a los mineros para luego comprarles el oro obtenido a menor precio. 
Otro sistema de explotación lo constituye la minería de aluvión por bombeo (motobombas) y dragado, éste último realizado por compañías mineras, generalmente extranjeras. El impacto ambiental de este sistema de explotación sobre el entorno es mucho más perjudicial con respecto al artesanal, pues conduce al desarrollo de graves procesos y de desertización, sólo recuperables a muy alto costo económico.  
El Pacífico colombiano dispone, también, de otro potencial para su desarrollo: el recurso turístico, representado por sus atractivos paisajísticos, culturales y científicos. Se destacan, entre otros, bahía Cupica, bahía Solano, ensenada de Utría, cabo Corrientes, delta del río San Juan, bahía Málaga, isla Gorgona, algunas microplayas de Juradó (Cabo Marzo), Buenaventura, Merizalde, Guapí, Salahonda y Tumaco. Sobresalen, igualmente, numerosas islas, pilas y chorreras de agua dulce. En la actualidad no existe suficiente infraestructura para promover el aprovechamiento turístico de estos atractivos naturales, ni el estímulo adecuado para que se genere un turismo ecológico y científico en los actuales Parques Nacionales Naturales y Areas de Conservación, como son el parque de Sanquianga al sur, katíos al norte, Utría en la parte central del litoral y las islas Gorgona y Malpelo. 
En síntesis, la región posee condiciones y recursos naturales que favorecen su desarrollo. La excesiva humedad y correlativa pobreza de los suelos, que son sus principales limitantes naturales, no representan obstáculos decisivos para este desarrollo, como sí lo son el aislamiento al cual está sometida la región, la ausencia de la infraestructura de transporte y de producción y los servicios básicos indispensables para el bienestar de la población. 

Objetivos y estrategias para una política de ordenamiento territorial del Pacífico colombiano 
Objetivos 
El ordenamiento territorial, como política de desarrollo integral concebida a largo plazo (20 a 30 años), busca orientar la ocupación, transformación y utilización de los espacios geográficos, con el fin de armonizar y optimizar su aprovechamiento, teniendo en cuenta las potencialidades y restricciones biofísicas, socio-economicas y de integración espacio-funcional, así como los intereses de los actores sociales del territorio considerado. Todo ello guiado por principios de desarrollo sustentable y valoración del medio ambiente, integración funcional-espacial y elevación de la calidad de vida 
En términos generales, una política ordenadora para la región del Pacífico debe contemplar los siguientes objetivos: 
• Promover el conocimiento del espacio geográfico regional, mediante la investigación científica y la utilización de estos conocimientos en el uso eficaz del territorio. 
• Detener, estabilizar y reorientar los proceso de intervención espontánea y descontrolada de la región y ordenar las áreas actualmente ocupadas, con base en escenarios alternativos de asentamiento y aprovechamiento que integren sus aspectos biofísicos, socio-económicos, culturales y de protección ambiental. 
• Conservar y manejar en forma integral el medio biofísico y la biodiversidad de la región, como fuente potencial de desarrollo nacional y regional, como banco genético y como elemento esencial de la calidad del medio ambiente. 
• Preservar las culturas indígenas que habitan en la región, en términos de su autodeterminación e integración a la nacionalidad. 
• Instrumentar y operacionalizar el proceso de descentralización administrativa, mediante la participación de las comunidades locales en la gestión del gobierno encaminada a ordenar el territorio. 

Estrategias de ordenamiento 
Las estrategias de ordenamiento constituyen un conjunto coherente de políticas, líneas de acción, proyectos y medios instrumentales que guían la formulación del Plan de Ordenamiento. Tales estrategias se derivan de los problemas y desequilibrios identificados en la diagnosis situacional que ese plan pretenda corregir. 
En este sentido, el diagnóstico situacional de la región del Pacífico colombiano permite identificar un área desarticulada tanto intra como interregionalmente, con un desarrollo desequilibrado y sin manejo ambiental, en el cual sobresale el uso del territorio alejado de su vocación y sin relación coherente con la localización y disponibilidad de los recursos naturales. Así mismo, presenta un desarrollo urbano desfavorable cuya característica principal es el crecimiento macrocefálico del puerto de Buenaventura. 
Con base en la situación anteriormente expuesta, el ordenamiento territorial de la región del Pacífico debe involucrar estrategias esenciales: de desarrollo sostenido y conservación ambiental; de integración funcional-espacial; mecanismos económicos y sociales.